Acacias 38

 Joaquín se marcha de Acacias 


Higinio está metido en un lio, ha contraído deudas de juego con unos tipos peligrosos que le matarán si no salda la deuda. María le da todo el dinero del que dispone para sacarlo del entuerto.

Samuel convence a Lucia para que no cuente a nadie quien son sus padres, ni siquiera a sus primos. Felipe encuentra a Samuel muy optimista no le importa la  mala prensa que le ha hecho la Marquesa de sus joyas y finge ante Lucía para provocar su compasión. Las criadas quieren dar una lección a Cesáreo por la humillación que le ha hecho a Servando, piden que lo trasladen a otro barrio. En venganza,  Cesáreo deja en la calle a Servando  toda la noche helándose de frío.

Joaquín se marcha de Acacias y se reúne con  Espineira a quien informa que  ha desvelado a Lucía la identidad de sus padres.