Acacias 38

La emotiva carta de despedida de Sheyla Fariña a Manuela, su personaje en ‘Acacias 38’


Sheyla Fariña, la actriz que ha dado vida a Manuela durante 200 capítulos en ‘Acacias 38‘, ha querido despedirse de su personaje, Manuela, a través de esta emotiva carta que publica Fórmula TV. En esta carta se puede apreciar lo interiorizado que tenía al personaje y lo mucho que va a echar de menos a su Manuela tras la muerte de su personaje en la serie.

Querida Manuela:

Te escribo esta carta, con motivo de nuestra inevitable e inminente separación, para darte las gracias por tanto. He aprendido muchísimo de ti y contigo; he aprendido a conocerme como actriz, a trabajar en equipo, a tragarme el cansancio, a poder con todo, a hablar un castellano que desconocía, a verme en ti y en cada decisión que has tomado, a caminar con dolor de pies, a llorar sin lágrimas y a sentir con la intensidad al 200%. Gracias por este viaje que hemos hecho juntas, por amoldarte a mí desde el primer día y dar lugar a este año maravilloso de trabajo, en el que ir a trabajar no era ir a trabajar, sino ir a disfrutar de tí y de nuestra familia en ‘Acacias 38’. Así, pues, gracias y hasta siempre mi Manuela

Odio las despedidas, siempre con esa parte triste aunque los motivos sean buenos, aunque no haya otro remedio o aunque sea una despedida deseada… Siempre duelen. Mi despedida de ‘Acacias 38’ ha sido más triste de lo que me gusta reconocer. Fue un año entero de trabajo, ¡un año! Quién me lo iba a decir? Ha sido un año de aprendizaje, de esfuerzo, de ilusión, de altibajos, de cariño, de superación, de conocimiento, de crecimiento… Un año fructífero de trabajo. Pero, sobretodo, ha sido un año de vida, una nueva vida lejos de la que tenía, la construcción de un hogar lejos del mío, y la creación de una familia. Y por eso duele decir adiós, pero también por eso se debe decir gracias. Gracias Boomerang TV por haberme dado un hogar y una familia. Ese hogar fue la calle Acacias, mi casa, el lugar donde pasé la mayor parte de mi tiempo en Madrid.

De pequeñita jugaba a recorrer mi casa con los ojos cerrados para demostrarme lo bien que la conocía. Y no fue hasta mi primera mudanza que fui consciente de que mi hogar estaría en el lugar donde pudiese caminar con los ojos cerrados sin chocar con nada. Pues bien, hoy, que hace un mes que no piso los platós de Acacias 38, creo que podría recorrer la mayoría de los sets de rodaje sin mirar. Mi hogar…

Y mi familia. Ese equipo de gente profesional y personalmente brillante, siempre dispuesta a sacar lo mejor de mí, a levantar mi ánimo, a sacar mis hoyuelos a la luz, a emocionarme, a regalarme kilos de cariño, a ayudarme, enseñarme, entenderme. Ese equipazo, mi familia, cercana desde el primer día, comprensiva y generosa, ha dejado una huella en mí imborrable.

Desde los conductores que te recogen a las 06:35 horas de la mañana y, tras sacarte la primera sonrisa del día, saben si poner música para ir cantando a pleno pulmón o si ofrecerte silencio para que duermas unos minutos más. Los equipos de dirección, producción, peluquería, maquillaje y vestuario que te reciben a las 7 en plató y te muestran antes su amabilidad que sus legañas, antes sonríen que bostezan y antes te abrazan que se estiran.

Y al entrar al set, el resto de la familia cargada con mochilas de complicidad, órdenes de comprensión, cables de buena energía, focos de positividad, cámaras para verte el corazón e indicaciones para ayudarte, pértigas de cariño, besos de atrezzo, luz para mostrarte el buen camino, auriculares que escuchan tus deseos y un equipo que los cumple. Un elenco de actores y actrices que me han ayudado a crecer como actriz y persona y que han construido conmigo a Manuela, enseñándome, algunos, de qué va este oficio y cómo ser mejor compañera, creando conmigo y creyendo en mí. ¡Gracias, compañeros!

Todos, todos, todos sacando adelante un trabajo más que digno en unas condiciones que no lo son tanto. Unidos con el propósito de hacer cada capítulo lo mejor posible y mostrando siempre su mejor cara, apoyando y completando mi trabajo sin pedir nada a cambio. ¡Ole, ole y ole!

Me gustaría hacer aquí un agradecimiento especial al equipo de figuración de ‘Acacias 38’, porque su trabajo es imprescindible y muy importante y considero que no se valora como debiera. Son unos grandes profesionales y mejores personas. Gracias por vuestro buen rollo y buena energía, sin vosotros el plató 2 no funcionaría, ¡y lo sabéis!

Son tantas y tantas personas… En definitiva, lo que ya he dicho: una familia. Una familia de las que organizan fiestas sorpresa de despedida, te hacen y regalan un álbum de fotos y dedicatorias y, cuando te vas, te sorprenden con la despedida más bonita y emotiva jamás soñada… Mi familia de ‘Acacias 38’.

Y, por último me gustaría enviar dos puñados más de agradecimiento. Uno de ellos a una preciosa oficina en el centro de Madrid a nombre de Yolanda Serrano, Eva Leira y Leticia Criado, por haber leído a Manuela y haber pensado en mí, por su claridad y amabilidad y por haber confiado en mí tan ciegamente. ¡Gracias! El otro va a todos los hogares en los que cada tarde se ve ‘Acacias 38’ y a sus habitantes acacier@s que nos siguen cada día y dan sentido a nuestro trabajo, a los que nos quieren, a los que apoyan incondicionalmente a Manuela y a los que no la soportan, a los que me llaman preciosa y a los que me querrían más delgada y menos bizca, a los que me escriben y me hacen grande, y a los que me llenan de cariño sin esperar nada a cambio. ¡Vosotros sois un vecino más de la serie!

Por mi parte, deciros que he intentado estar a la altura, que he tenido momentos mejores y peores y soy consciente de ello, consciente de lo aprendido y de lo que me queda por aprender, pero os prometo que he intentado dar lo mejor de mi para Manuela y para el equipo, que he intentado entregarme e implicarme al 100% en cada secuencia… Ha sido un año tan bonito como duro, y ahora toca descansar, vivir, aprender italiano y ¡emprender nuevos proyectos!

Y para odiar las despedidas, bastante me estoy entreteniendo en esta… Seguramente porque es igual de triste que bonita. Pero esta vez es un hasta siempre, porque hay trocitos de este año que forman ya parte de mi vida y hay otros con los que espero chocarme en el futuro, así que iré con los ojos bien abiertos.

Manuela y yo nos vamos de la mano de Germán y Roger. Gracias a todos por todo, millones de besos y hasta siempre.

Sheyla Fariña.

     

Haz clic aquí para ver más fotos