Acacias 38

Liberto no se atreve a contarle a Rosina lo que ha visto de Maite y Camino


Genoveva no sabe si Marcia perdió un pañuelo y decide deshacerse de la carta de Úrsula. Además de parar la orden de asesinar a Santiago y enseñarle a este la carta de la Dicenta.

Liberto finalmente no se atreve a contarle a Rosina lo qué ha pasado y se inventa una excusa para salir del paso. Emilio teme que Julio planee algo contra los Domínguez y le pide ayuda y consejo a su amigo Antoñito.

El plan para que Arantxa acceda su herencia sigue en pie y esta comienza a renegar de sus señores y se desahoga con Cesáreo, quien le anima a que no permita que la traten así.

Haz clic aquí para ver más fotos