Acacias 38

Simón no perdona al Coronel


Simón y el Coronel mantienen una conversación sin discutir. El Coronel da buenas impresiones del trabajo de Simón a un conocido, y le tiende la mano para enterrar el hacha de guerra, pero el mayordomo no está dispuesto a perdonal a Don Arturo, pues le sigue culpando de la muerte de Elvira.  

Capítulo 564

Cayetana sabe quién se ha ido de la lengua con los cadáveres de Germán y Manuela: Úrsula. Pero una mano negra impide que Méndez reciba el permiso para las excavaciones. Susana interviene para que sor Adela se quede en Acacias ayudándola a bordar ropa para una subasta benéfica.

Simón no perdona al Coronel