Acacias 38

Bajo la sombra de ‘Acacias 38’: una novela endiablada y una infiltrada en el barrio


Esta semana en ‘Acacias 38’ todo el mundo ha despertado de su letargo y por fin se empiezan a mover algunas cosas. Los vecinos de este singular barrio han paseado más revueltos que nunca: desde Felipe a Rosina, a la llegada de una misteriosa Humildad ¿Comenzamos? ¡Aquí comienza el recap de los capítulos 243-247 de Acacias 38!

Creo necesario comenzar por Leonor y su novela ‘Servir y callar’ que ha tenido mucho éxito y todo el mundo quiere leerla, pero no me voy a demorar en explicar eso, ya lo sabemos  nos parece muy bien seguro, me gustaría profundizar en la reacción de Felipe al leer su historia en el libro, su enfado y su rabia al ver que la Señora Hidalgo ha hecho un copia-pega de los de antes ha sido totalmente justificado, Leonor le ha respondido altiva y prepotente pero…espera ¿tú Leonor, en serio?

No me esperaba esto de ella, ¡hija mía de mi vida! ¿eso es escribir? No, copiar exactamente  lo que ha ocurrido es relatar un suceso como quien lo hace para un periódico, así que Leonor en vez de escribir una obra de literatura, ha escrito una revista de prensa rosa pero en formato tocho ¡Algunas les encantará tanto cotilleo junto! (Y Rosina quejándose de esa novela…claro para ella ya no hay spoiler posible)

Y para cotilleos los que se ha perdido Rosina, pobrecita, que anda con la cabeza y la cara en manos de un doctor loco pero muy listo ¿cómo acabará esto? Pues con Casilda calva de tanto tirarse de los pelos…

Así como Mauro, que ahora que Cayetana se ha vuelto la amiga de la reina y lo ha apartado de su caso, tiene que encontrar una prueba en 48 horas ¿y quién mejor que Teresa para ayudarle? 

Felipe la ha contratado de maestra para Lolita, para que esté cerca de Fabiana ¡Y mira tú por dónde que a quien se ha acercado más es a Mauro! Tantas manitas y amagos de besos nos tienes desesperados ¡Decidíos ya! ¡Que va a volver Humildad-menudo nombre- y os va a cortar el rollo!

Pero bueno, sigamos, que con tanto romanticismo me pierdo, Teresa ha acudido a la fiesta que ha organizado Cayetana para presentar el patronato de su ‘adorado’ Germán, y la maestra se ha desmayado al ver un colgante que ella misma había regalado, a la que suponemos, es Cayetana de pequeña. Y ahí nos ha dejado la semana, por cierto, a ver si viene el doctor y le dice a Teresa que deje de rascarse, que ha este paso llega a las antípodas.

¿Os apetece que hablemos de la mala que no convence? Pues ya se le ha visto el plumero, bueno a las dos, a Trini y a Lourdes, parece que estamos a un paso de que todo salga a la luz, y de que Ramón y su amada Trinidad vuelvan a ser lo que fueron.

¡Y hasta aquí ha llegado el resumen de esta semana! Ahora agarraos, que vienen curvas, y de las grandes. ¡Hasta la semana que viene!

Haz clic aquí para ver más fotos